5 consejos para mejorar nuestro entrenamiento

Hacer ejercicio nos puede proporcionar numerosos beneficios, tanto si queremos prepararnos para competir en alguna disciplina como si solo deseamos sentirnos más a gusto con nosotros mismos. No obstante, hacerlo de la forma incorrecta puede llevar, en ocasiones, a que los resultados no sean los esperados. 

Mejorar la efectividad del entrenamiento, pues, se convierte en una tarea complicada y muchos acaban abandonando. Por eso, hoy vamos a darte algunas claves para mejorar nuestro rendimiento y que nuestras rutinas se vuelvan más eficientes.

Usar el equipo adecuado

Siempre se ha dicho que hay que usar la herramienta adecuada para trabajo, y lo mismo ocurre en el deporte. El equipo que vayamos a emplear ha de ser el más apropiado si lo que queremos es obtener el mejor resultado y, en ocasiones, eso incluso nos ahorrará sufrir alguna lesión. Así, si vamos a practicar running, elegiremos el calzado que mejor se adapte a esta práctica. Y si lo nuestro son las pesas, unos guantes nos protegerán las manos.

Cuidar la alimentación

Entrenar está bien, pero el ejercicio debe ir acompañado de unos hábitos saludables, de modo que la alimentación se convierte en un factor que deberíamos cuidar. La dieta debe ser variada y ha de priorizar proteínas y vitaminas, pero no tenemos que dejar de lado ningún macronutriente. Por supuesto, los suplementos también pueden sernos de gran ayuda, especialmente cuando la falta de tiempo u otros factores de nuestro día a día se convierten en trabas. En este aspecto, deberíamos priorizar aquellos elementos que nuestro organismo no produce por sí solo, como los aminoácidos esenciales, así que podemos recurrir a suplementos como los aminoácidos esenciales EAAs para deportistas, que encontraremos en diferentes formatos.

Variar el entrenamiento

A veces tendemos a caer en el error de creer que necesitamos centrarnos en un único objetivo, pero la realidad es otra. Lo cierto es que no solo podemos variar los ejercicios, sino que hacerlo nos ofrecerá diversas ventajas, ya que esto nos permitirá trabajar fuerza, agilidad y movilidad, entre otros aspectos. Podríamos combinar diferentes disciplinas, ir al gimnasio y correr o probar otras fórmulas de entrenamiento híbrido que se complementen entre sí y que nos ofrezcan una variedad muy motivadora.

Combinar ejercicios de cardio y de fortalecimiento muscular

Siguiendo en esta línea, un error habitual es centrarnos en los ejercicios cardiovasculares para perder peso o en hacer trabajo de fortalecimiento para mejorar la musculatura. Lo cierto es que escoger ambos, y alternar los ejercicios, será la clave que nos permita alcanzar muchos de nuestros objetivos. De este modo, mientras tonificamos músculos con las pesas, los ejercicios de cardio nos ayudarán a quemar calorías y mejorarán nuestra resistencia.

Descansar

La motivación es clave para tener éxito, pero también debemos saber cuándo parar. El descanso es parte fundamental del entrenamiento y, de no hacerlo, nos arriesgamos a sufrir una lesión o a perder esa motivación por completo. En este sentido, los ejercicios de estiramiento serán de gran ayuda, aunque tampoco debemos descuidar las horas de sueño. Si no descansamos las horas necesarias, todo el esfuerzo estará siendo en balde.

A la hora de entrenar, la constancia y la motivación son importantes, aunque con mesura. En realidad, se trata de un ejercicio de equilibrios, pero, si tenemos en cuenta estos consejos, no tardaremos en ver como comenzamos a obtener los resultados deseados.